Tradición y elegancia

          Los sistemas más utilizados para la utilización de visillos y cortinas son los rieles o las barras decorativas.


Existe tres tipos básicos de rieles: manuales, de cordones o curvos.

Los rieles manuales son unas guias con unas correderas interiores, en las cuales se cuelgan las cortinas mediante unos garfios. Ocupan el menor espacio posible y son aconsejables para sitios de espacios limitados.

Los rieles de cordones son unas guias cuyas correderas interiores, en las cuales se cuelgan las cortinas mediante unos garfios, se mueven mediante un sistema de cordones, el cual puede ser fijado en la pared mediante un tensor o puede estar suelto con la ayda de un cotrapeso.

Los rieles curvos estan fabricados de un material facilmente moldeable, el cual se puede adaptar a todo tipo de espacios, ya sean curvos o con esquinas.

 

Las barras decorativas son las opción más conocida y práctica a la hora de vestir un ventana. Consiste en una barra recta, en cuyo interior van unas anillas con unas argollas donde van colgadas las cortinas mediante garfios. Posee una gran variedad de materiales; madera, forja, aluminios patinados en diferentes colores...Otro aspecto a tener en cuenta son los diferentes complementos de las barras decorativas como los terminales, los soportes o las anillas.